jueves, 24 de junio de 2010

KULUBA CIUDAD MAYA

El tesoro maya de Tizimín, Yucatán

Enclavados en medio de la alta vegetación del oriente del Estado, Culubá es un sitio arqueológico que pertenece al municipio yucateco de Tizimín, el cual está ubicado al noreste del Estado, a unos 212 kilómetros de Mérida y a 52 kilómetros al norte de Valladolid, Los vestigios arquitectónicos de la ciudad prehispánica de Kulubá se yerguen majestuosos y desafiantes al paso del tiempo y el abandono.

A 37 kilómetros al este de Tizimín, siguiendo la carretera a Colonia Yucatán, desviándose a la altura del kilómetro 25, hacia el sur, en dirección al poblado de Tixcancal, pasando la comisaría de San Pedro Juárez, el rancho "Los Pinos" y, luego, a los diez kilómetros del entronque anterior se toma un camino de terracería, que es un acceso al rancho "Los Cantaritos" y a otros donde se ubica el sitio (Desviación al rancho San Mateo - a la derecha), hay un desvío que llega al rancho Kulubá, donde se encuentra el sitio, En la actualidad, gran parte de los vestigios arqueológicos se hallan en dos ranchos particulares, y es probable que se extiendan a los ejidos de San Luis Tzuc Tuk y San Pedro Juárez.


Según William Brito Sansores, Kulubá o Culubá es un nombre maya formado por K´ulu´, animal conocido como perrilla, especie de perro salvaje y ha´, agua, es decir "agua de Kulú".

Kulubá está integrada por tres estructuras arquitectónicas principales, una de las cuales, el grupo C, fue descubierta y reportada por Wílliam Andrews IV, en 1939.
Muchos años después, en 1965, Víctor Segovia Pinto visitó el sitio, y en 1980, el Centro INAH Yucatán realizó trabajos de rescate en algunas estructuras que se estaban deteriorando. Sin embargo, la información sobre el sitio es muy escasa.

El tipo de vegetación originaria de la periferia de Culubá es la selva mediana subcaducifolia que se constituye por árboles de entre ocho y veinticinco metros de altura, aunque por la actividad ganadera actual, gran parte del paisaje se ha transformado en pastizales y monte bajo. Entre las especies identificadas en esta floresta, están el chicozapote, la ceiba, el cedro, el ramón, el álamo, el chakah, el ha´bin, el tsalam y el balché".

Gran parte de estas especies de árboles, se encuentran sobre los basamentos y edificios que componen los conjuntos principales del asentamiento prehispánico.

Actualmente, se está haciendo recorridos por la zona y trabajos de restauración en algunos edificios.

En lo que se refiere al sitio, los grupos arquitectónicos probablemente eran conjuntos residenciales de linajes importantes.
Asociados a los grandes edificios hay alineamientos de piedras de planta rectangular, en su mayoría, que funcionaron como cimientos de estructuras de diferentes dimensiones, construidas con materiales perecederos. En ocasiones estaban integradas por dos o tres habitaciones, y a su vez se relacionaban con otras de menor tamaño, formando "microunidades" habitacionales.

Hasta este momento se han descubierto 300 estructuras en la periferia del sitio, el cual, aparentemente, tiene una extensión máxima de 6 kilómetros de diámetro.
El grupo está construido sobre un basamento de dos metros de altura, de forma irregular, que mide 70 por 80 metros, aproximadamente; el edificio principal, al que se llama Palacio de los Mascarones, y que es el mejor conservado del sitio, es una crujía abovedada dividida en seis cuartos.
La fachada principal da hacia el sur y ya ha perdido la decoración del friso; sin embargo, en la parte posterior se puede observar que esta parte del edificio estaba decorada con paneles de celosía intercalados con mascarones de Chaac, y en las esquinas remataba con serpientes de claro estilo tolteca.
Esto indica la influencia de Chichén Itzá en la región.
Otro de los edificios que forman parte del conjunto tiene una característica poco común en el área maya, ya que presenta un mascarón de Chaac de perfil, y no de frente como es lo normal.



Culubá, como otros sitios mayas, ha sufrido la acción de los saqueadores, como se puede constatar en algunas notas periodísticas de 1978 que hablan del traslado de una escultura en piedra en forma de cabeza de serpiente, perteneciente al edificio de los mascarones (grupo B) al Museo Regional de Antropología Palacio Cantón. Esos mascarones infieren la presencia del estilo arquitectónico Puuc Floreciente tardío, correspondiente a 1000 ó 1050 d.c.

En cuanto a la cerámica, se ha podido identificar cerámica que data del Preclásico Tardío, es decir, de alrededor de 100 a.C., aunque predominan los materiales del Clásico Tardío y Postclásico Temprano (900-1100 d.C.).El material de esta región tiene una clara influencia del área de Chichén, lo cual se corrobora con la arquitectura.

Entre los artefactos encontrados se hallan varias navajillas de obsidiana, pectorales, fragmentos de brazaletes y cuentas de conchas, que probablemente procedan del Golfo de México ,malacates, silbatos, manos de molcajetes y dos figurillas, que por sus características parecen ser preclásicas.

Las primeras exploraciones de éste lugar fueron llevadas a cabo por E. Wyllys Andrews IV quien visitó la zona arqueológica durante el invierno de 1939-40 y llevó a cabo un reconocimiento y descripción de algunas estructuras, así como un croquis de las mismas, las cuales después se clasificaron como grupo C (Andrews V. 1979) que fue publicado como una nota de Middie American Archaeology and Ethnology Carnegie Institution of Washintong Division of Historical Research en 1941.


En 1940 aparece erróneamente ubicado en un mapa de Tulane (Kramer y Lowe 1940). Posteriormente F. Wyllys Andrews V, hace referencia a este sitio, indicando la existencia de tres grupos principales A, B y C, destacando su importancia para clarificar aspectos históricos y culturales, particularmente de las relaciones denominadas puuc-tolteca (Andrews V 1979).

2 comentarios:

  1. UN LUGAR MUY BONITO QUE MUY POCA GENTE CONOCE, YO TENGO LA DICHA DE HABER CONOCIDO CULUBA DESDE K ERA MUY PEQUEÑO YA QUE EL RANCHO EN DONDE ESTAN LAS RUINAS FUE DE MI BISABUELO Y DE MI ABUELO, CONOSCO MUCHOS LUGARES IMPORTANTES DE LA ZONA ARQUEOLOGICA Y COSAS QUE DUDO QUE EL INAH HAYA ENCONTRADO HASTA HOY EN DIA YA QUE ESTAN MUUUY OCULTAS, ES SORPRENDENTE LA ARQUITECTURA E INTELIGENCIA DE LOS ANTIGUOS MAYAS, OJALA EL GOBIERNO FEDERAL DESTINE RECURSOS PARA ESTE SITIO Y SEA UNA ZONA ARQUEOLOGICA QUE MUEVA TURISTICAMENTE A TIZIMIN Y SUS COMISARIAS CERCANAS, SALUDOS

    ResponderEliminar
  2. ES CIERTO QUE MUCHAS VECES EL INAH DESCONOCE ALGUNAS CUESTIONES DENTRO DE LAS ZONAS ARQUEOLOGICAS, PERO DEBO ACLARARTE QUE EL INAH NO PUEDE METERSE EN TERRENOS DE PROPIEDAD PRIVADA Y SOLO LOS QUE SOMOS DUEÑOS DE DONDE SE ENCUENTRAN TODAS ESAS RIQUEZAS ARQUEOLOGICAS DEBERIAMOS DE PERMITIR EL ACCESO A LOS ARQUEOLOGOS, SIN EMBARGO, NO OCURRE ASI EN MUCHAS OCASIONES Y SOLO NOS IMPORTAN INTERESES PERSONALES Y LO UNICO QUE OCASIONAMOS ES EL SAQUEO DE NUESTRA HISTORIA

    ResponderEliminar